2016100706564434090_sbig

OCDE Y REFORMA TRIBUTARIA: “HAY MARGEN PARA INCREMENTAR LA PROGRESIVIDAD DEL SISTEMA”

Organismo señala que propuesta del Gobierno es prudente en lo fiscal y en la importancia de simplificar. No obstante, no ve claridad en su impacto redistributivo.

La OCDE es referente para analizar las políticas económicas. Los estándares de esta asociación de 36 países ricos, entre los que se encuentra Chile, son consultados con frecuencia por las autoridades a la hora de realizar sus propuestas. En este contexto, el español Alberto González, economista de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico para Chile, dice que la organización mira con atención las reformas tributarias porque son claves para revitalizar la productividad y disminuir la desigualdad.

Sobre la propuesta presentada recientemente por el Ministerio de Hacienda, destaca el énfasis en simplificar las regulaciones. “Hay cierto consenso en que el actual sistema presenta ciertas complejidades que hace que, para ciertas empresas, sea muy difícil hacer uso de algunas de las posibilidades que ofrece el sistema”, dice. “Por ejemplo, hay muy pocas pymes que se benefician del régimen simplificado actual”. En este sentido, señala que la “Cláusula Pyme” que se propone tiene aspectos que facilitan la tributación, como la opción de hacerlo en base a caja. “La simplificación ayudaría a fortalecer la inversión privada, con un impacto positivo en crecimiento económico y generación de empleo”, afirma en entrevista por correo electrónico con “El Mercurio Inversiones”.

Pero la reforma es menos clara en el impacto que puede tener en disminuir la desigualdad. “Nuestra visión es que el sistema tributario chileno en su conjunto no consigue distribuir renta de manera significativa”, dice González. “Hay margen para incrementar la progresividad del sistema”. Aunque falta medir el impacto de la reforma en los distintos segmentos de riqueza, según el economista, la propuesta del gobierno tiene al impuesto a las empresas como base, el cual no es el más eficiente para conseguir una mejor distribución de la renta. “Para conseguir una mejor distribución del ingreso, la herramienta más poderosa no es el impuesto corporativo, sino el impuesto a la renta de las personas, el cual no está siendo plenamente utilizado en Chile”, remarca.

González destaca además que la propuesta del Gobierno es neutra en recaudación, “ya que el incremento en los ingresos que genera es relativamente pequeño”. Esto, no obstante, está en línea con su visión de mantener “una prudencia fiscal y, a la vez, incrementar el gasto en algunas áreas sociales”.

Nota tomada de El Mercurio, publicada el 4 de septiembre de 2018, puede ver el original en el siguiente enlace: http://impresa.elmercurio.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2018-09-04&dtB=04-09-2018%200:00:00&PaginaId=9&bodyid=2