246-8

AUTOMOTORAS CHILENAS COMPLICADAS EN PERÚ POR FUERTE ALZA DE IMPUESTO A IMPORTACIÓN

En el mercado peruano están los grupos Gildemeister, Derco, SKBergé y Kaufmann, además de las empresas Bruno Fritsch y Autosummit. Se prevé que los precios de los cero kilómetros suban 13% y las ventas retrocedan en 40 mil unidades.

Un panorama complicado enfrentan las automotora chilenas que tienen presencia en Perú. Esto, a raíz de un sorpresivo y fuerte incremento de los impuestos -de cerca de 10 puntos porcentuales- que actúan en la fase de importación de vehículos nuevos a gasolina y diésel en ese país, lo que produciría un alza de los precios de 13% y una merma en las ventas de 40 mil unidades en el mercado de los cero kilómetro este año.

Ese escenario afecta a distribuidores de capitales chilenos con presencia en Perú, como son los grupos Gildemeister, Derco, SKBergé (integrado por la chilena SK y la española Bergé Automoción) y Kaufmann (Divemotor). Asimismo, a las empresas Bruno Fritsch y Autosummit. Todos estos explicarían 55% de las ventas de autos del mercado peruano, estiman en el rubro.

El jueves pasado, el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) de Perú informó de un cambio en la tasas del Impuesto Selectivo al Consumo (ISC) que, según explican en el sector automotor peruano, se aplica en forma de “cascada”, ocurriendo una de las fases en la aduana al momento de la internación.

Según el MEF, el impuesto busca incentivar “el uso de los vehículos menos contaminantes y la renovación del parque automotor”. Por ello, las unidades nuevas que tengan algún mecanismo dual, como gas o eléctrico, no pagarán el gravamen y los modelos a gasolina cero kilómetro, que hasta ahora no pagaban tributo, tendrán una tasa de 10%.

La medida impone a los autos a gasolina usados una carga de 40%. Los vehículos nuevos que utilicen diésel tendrán una tasa de 20%, subiendo desde el 10%. Las camionetas pick up no pagarán el impuesto, “por ser un bien de capital”, señaló el MEF.

El presidente de la Asociación Automotriz del Perú (AAP), Edwin Derteano, comentó que no fueron informados del alza impositiva. Consultado por el ánimo de las automotoras, afirmó que “todos venderán menos que sus expectativas”. Indicó que el año pasado se comercializaron 180 mil vehículos nuevos, mientras que sus proyecciones más optimistas para 2018 apuntaban a 190 mil unidades. Pero tras la medida tributaria, la demanda bajaría a 150 mil automóviles.

Derteano agregó que los precios subirán 13% en el caso de los autos nuevos. Ese escenario, añadió, no ayuda al aumento de la tasa de motorización de Perú, que con una población de 30 millones registra 11 personas por cada vehículo. En Chile y Argentina, dijo, la relación es de 3 a 3,7 individuos por unidad.

Afirmó que están reuniéndose con las marcas, para definir los pasos a seguir.

Ricardo Lessmann, presidente y CEO del Grupo Gildemeister, comentó que “la solución a los problemas de congestión de Lima pasa por la renovación del parque y no por la penalización de las ventas de vehículos nuevos, menos contaminantes y más seguros”. Advierte que podría favorecer la internación de autos usados a gas, lo que en el pasado tuvo “consecuencias muy negativas”.

Artículo tomado de El Mercurio, por Marco Gutiérrez el 12 de mayo de 2018, puede ver el original en el siguiente enlace: http://www.economiaynegocios.cl/noticias/noticias.asp?id=467985